Connecting History

Connecting History logo

Milestones

Milestones logo

Hot off the Press

Book Reviews logo

History Talk

History Talk logo

Una Postal de la Ciudad de México

Por Gisel Valladares

Durante mi investigación de archivos en la Ciudad de México, descubrí que la región le permite a uno viajar a través de siglos y varias etapas de la historia.

San Juan de Teotihuacán, ubicada en las afueras de la Ciudad de México, prosperó como una ciudad hace casi dos mil años. El ascenso y la caída de la civilización que residía en Teotihuacán no se sabe enteramente, pero sus residentes dejaron dos enormes pirámides demostrando su fuerza e inteligencia.

La Pirámide de la Luna.

La de la Pirámide de la Luna mide 43 metros de altura, y es la más pequeña de las dos pirámides. Originalmente roja, fue dedicada a la diosa del agua y fertilidad. La Pirámide del Sol mide cerca de 64 metros de altura y fue probablemente utilizada para ceremonias religiosas, incluyendo sacrificios humanos. Si alguien esta listo para un reto, se le da la bienvenida al público a subir las escaleras. Sin embargo, debe de tomar en cuenta los elementos. Su cuerpo sentirá la falta de oxigeno, y si el día está muy caluroso, se agotara y deshidratará. Si eso no es suficiente, las 248 escaleras son bastantemente empinadas. Si decide embarcarse en este viaje agotador, le deseo mucha suerte. He oído que vale la pena.

Docenas de personas valientemente suben la Pirámide del Sol.

La mayoría de la gente ha escuchado de los Mexicas ó Aztecas (los términos son intercambiables). Ellos fundaron la ciudad que hoy en día se conoce como la Ciudad de México. Se cree que la civilización Azteca originó de un lugar llamado Aztlán, una locación no conocida aún. Según la leyenda de los Aztecas, su dios, llamado Huitzilopochtli, les dio instrucciones de abandonar su hogar en busca de uno nuevo. Ellos se darían cuanta de la ubicación de su nuevo hogar al ser testigos de una águila devorando una serpiente sobre un nopal. La leyenda dice que recibieron esa señal, y como resultado, los Aztecas decidieron de llamar a su nuevo hogar Tenochtitlán.

La bandera mexicana incluye un código de brazos en el medio que representa la señal dada por Huitzilopochtli a los Aztecas.

En el siglo 13, Tenochtitlán ya se había convertido en una ciudad fuertemente establecida. Arqueólogos han recreado imágenes bidimensionales y modelos tridimensionales para tratar de visualizar cómo era Tenochtitlán cuando los Aztecas ocupaban la región. Ejemplos de estos proyectos se encuentran en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.

En la parte superior de esta imagen, se encuentra un cuadro ilustrando la vista aérea de Tenochtitlán y la parte inferior exhibe una maqueta tridimensional mostrando el centro de la ciudad.

La maqueta en la imagen de arriba demuestra el centro principal. Aquí, los Aztecas realizaban ceremonias que incluían sacrificios humanos. Para los Aztecas, el sacrificio humano probablemente era una de las formas más profundas de apaciguar a los dioses.

En 1519, Hernán Cortés saqueó Tenochtitlán con la ayuda de sus compañeros conquistadores y la asistencia de los Tlaxcaltecas, sus indígenas aliados, que no les parecía bien la expansión imperialista de los Aztecas. La alianza era de beneficio mutuo. Cortés obtendría las riquezas de los Aztecas, y los Tlaxcaltecas no se tendrían que preocupar de ser sometidos por los Aztecas. Los Tlaxcaltecas no se imaginaban que su alianza tendría una gran variedad de consecuencias involuntarias.

Esta imagen muestra el zócalo, el espacio ocupado por los Aztecas, colonizadores y gente contemporánea. A la izquierda, se encuentra El Palacio Nacional y a la derecha la Catedral Metropolitana.

Lo que quedó del centro principal de Tenochtitlán es lo que se conoce comúnmente hoy en día como el Zócalo. Los edificios hechos por los Aztecas que se muestran en la maqueta ya no están ahí. Colonos españoles construyeron nuevos edificios en lugar de las estructuras Aztecas.

Hoy en día éste es un lugar principal para turistas. Uno de los edificios que rodea el Zócalo es la Catedral Metropolitana de la Asunción de la Santísima Virgen María a los cielos. La catedral fue construida poco después de la caída de los Aztecas. La catedral remplazo uno de los templos principales que los Aztecas usaron para adorar a sus dioses. El Palacio Nacional es otro edificio que también rodea el Zócalo. El Palacio Nacional es y ha sido un edificio del gobierno, ya que fue ocupado por virreyes durante la época colonial, y ahora es la sede del gobierno actual de México.

Este es el punto de vista del Palacio Nacioal desde afuera del Zócalo.

Aparte de ser un lugar estupendo que turistas pueden visitar, el Zócalo también es usado para protestar contra políticas del gobierno que el público desfavorece. Durante mi visita, fui testigo de un grupo de manifestadores hablando en contra del gobierno mexicano y sus reformas neoliberales mientras también pedían un gobierno socialista.

Los manifestantes se reunieron junto a la Iglesia Metropolitana.

En los últimos años maestros en México han usado este lugar para protestar la introducción reciente de la reforma educativa. Bajo esta ley, maestros serán evaluados para identificar si están suficientemente calificados para ser considerados como educadores. Esta ley también disminuirá la cantidad de fondos federales que reciben las escuelas. A consecuencia, las escuelas tendrían que financiarse ellas mismas, y es muy probable que lo hagan al cobrar por la matriculación de cada estúdiate. Los manifestantes han enfrentado a una gran cantidad de policías.

La policía muestra su fuerza mientras que supervisan las protestas.

Parte de lo que hace la Ciudad de México muy fascinante es como se mezcla el pasado con el presente. Los monumentos de civilizaciones anteriores son una parte íntegra de una ciudad dinámica con aspecto brioso. Los manifestantes que llenan el Zócalo en el 2016 se juntan con los fantasmas de aquellos que estaban de pie en el mismo lugar cuando la ciudad se llamaba Tenochtitlán.

[Todas las fotos por autor, de 2016]
 
-Al corriente 28 de julio, 2016